Image by Billy Huynh

BODEGAS

POMMERY

Producir con el máximo respeto al medio ambiente es un deber para una denominación de origen registrada de gran notoriedad. Esta preocupación ya antigua, se ha fortalecido durante los últimos quince años y forma parte de un objetivo de desarrollo sostenible de nuestras actividades. Desde 2014, el Grupo Vranken-Pommery Monopole ha sido galardonado con la doble etiqueta «Viticultura sostenible en Champagne» y «Alto valor medioambiental».

La variedad de uva empleada en nuestros cavas, la calidad de la vendimia anual, la selección de añadas para los coupage, el tiempo de crianza en bodega ... tantos parámetros y tanto mimo aportan matices a los sabores. Pommery opera según un principio fundacional: la selección de las añadas que componen el coupage, fusionadas y envejecidas durante un largo tiempo en bodega, y no la dosificación, deben ser la fuente de las características distintivas de los vinos. Brut Royal combina cerca de cuarenta añadas diferentes de Champagne. Millésimé está elaborado a partir de siete grands crus 100%. Cuvée Louise, la cosecha más refinada, es una mezcla de tres de los grands crus más delicados.

Como los maestros de bodega antes que él, Clément Pierlot trabaja en armonía con la región, expresando, a través de las grandes variedades de uva del territorio, la transición a la Champagne moderna iniciada, en su opinión, por Madame Pommery. Debajo de la gran estructura de madera de la bodega del siglo XIX se encuentra la tina donde se completaron las primeras fermentaciones. En la primera quincena de octubre, el proceso de fermentación alcohólica da como resultado un vino tranquilo, no espumoso, que es catado por enólogos para mantener una calidad impecable.

El embotellado, paso clave en el proceso de elaboración, lo completa el maestro bodeguero, Clément Pierlot, con el apoyo de su equipo de enólogos. Trabajando con una variedad de añadas, recrea con cuidado y precisión, año tras año, el aroma y el sabor distintivos de Pommery. Por lo tanto, la calidad y el estilo de Pommery continúan.

Los años de crianza son necesarios para que los aromas se desarrollen plenamente. En el fondo de la bodega confluyen todas las condiciones, haciendo posible que nuestras añadas, día tras día, alcancen su madurez. Conservando la humedad en verano y recuperando el calor en invierno, la tiza actúa como un perfecto regulador de temperatura: con una temperatura constante de 10 ° C, se logra un desarrollo de espuma ideal y el vino envejece perfectamente. El vino se somete a un segundo proceso de fermentación alcohólica que da como resultado el desarrollo de espuma. Habiendo consumido todo el azúcar para producir las burbujas, la levadura se deposita a lo largo del costado de la botella. Es este sedimento de levadura el que, al contacto con el vino, le da su bouquet y ricos aromas.

Una vez que el vino ha alcanzado la madurez, ha llegado el momento de retirar el sedimento de levadura de la botella. En preparación para este paso, cada botella se agita regularmente. Las lías se deslizan por el costado de la botella, moviéndose desde el cuerpo y reuniéndose en el cuello. Una vez eliminado el sedimento en un proceso conocido como degüelle, pasamos al paso final del proceso de elaboración del vino: la dosificación. Antes de volver a tapar la botella, se agrega un licor de “expedición”, que está compuesto por vinos de reserva y azúcar.

Más información.

DISTRIBUCIONES FARRAPEIRA

​​Pol.ind, Fase II, Calle 6, parcela 44
24391, Ribaseca, León

No te pierdas nuestras ofertas y novedades

Logo.png
0